Industriales dicen que no pueden aumentar el 30%

0
546
Patria Reyes Rodríguez

La vicepresidenta de la Asociación de Industria de la República Dominicana (AIRD), Circe Almánzar, manifestó ayer que la propuesta hecha por el sector sindical de aumentar 30% al salario mínimo pondría a los empresarios en una posición muy “engorrosa”, ya que no existen condiciones para esto.

Al responder preguntas a los medios de comunicación, luego de concluir la presentación del  Programa de Encadenamiento Productivo Digital, realizado por el Ministerio de Industria, Comercio y Mipymes (MICM), Almánzar manifestó que definitivamente no hay condiciones para pensar en un aumento de un 30%.

Expuso, además, que se debe tomar en cuenta la capacidad económica de cada empresa para asumir un alza determinada de los salarios.

Calificó de justo el incremento de los sueldos en el sector público, refiriendo que hacía diez años que no se aumentaban, mientras que el sector privado hace ajustes cada dos años a su salario mínimo.

Recordó que la tarifa de salario mínimo no necesariamente representa el promedio de salario que se paga en la empresa privada, el cual dijo promedia los RD$20,000.00, sin contar comisiones y horas extras.

La lider empresarial expuso que están dispuestos a discutir con el sector sindical todos los pormenores de la situación de los salarios.

Desde inicio de este año, los representantes de los trabajadores presentaron una propuesta al Comité Nacional de Salarios (CNS) demandando elevar 30% al salario mínimo de las empresas no sectorizadas.

Recientemente, el Comité Nacional de Salarios (CNS) juramentó a los representantes oficiales de trabajadores  y patronos, y se dejaron iniciadas las sesiones para el reajuste del salario mínimo de la empresa privada no sectorizada. El primer encuentro está pautado para el lunes 25 de marzo.

Modificación del Código
En cuanto al proceso de discusión para la modificación del Código de Trabajo, la ejecutiva de la AIRD manifestó que el sector sindical no ha permitido que se debatan elementos que se vienen planteando desde hace tiempo y afirmó que ellos no han querido avanzar.

“Yo creo que lo más importante es llamarlos a ellos a que avancen, a que se discutan los elementos. Desde hace mucho tiempo se ha estado hablando de la necesidad de flexibilizar la jornada, esto no es nada pecaminoso”, insistió Almánzar.

Explicó que la flexibilización en la jornada laboral no implica un aumento de las horas de trabajo, sino más bien un cambio de modelo hacia la adopción de un mecanismo de medición por desempeño y no por horario.

La última reunión realizada para discutir la reforma laboral se llevó a cabo en el Instituto Tecnológico de Santo Domingo (Intec), el lunes 25 de febrero, con la participación de los sindicalistas y el Ministerio de Trabajo.