Mucha preparación dificulta obtener empleos

0
103

Tener una buena preparación académica es aspiración de muchos, ya que puede ser vista como un motivo de orgullo o como apoyo para fortalecer las aptitudes que se posee. Sin embargo, un currículum sobrecargado crea en muchas ocasiones dificultad para insertarse al mercado laboral.

Esto comúnmente se conoce como “sobrecualificación laboral”, que puede referirse a  aquellos cuyo nivel de formación académica y experiencia están por encima del nivel requerido para las tareas o puestos de trabajos que ocupan.

De acuerdo con el psicólogo industrial, José Manuel Lama, esta situación permite que existan empleados sobrecualificados, cuyo perfil supera las demandas del puesto de trabajo que tiene.

Ahora bien, ¿qué consecuencias tiene que exista un profesional sobrecualificado?

“Cuando el nivel de desempleo aumenta, las personas se desesperan y se prestan a elegir el primer empleo que le ofrezcan con tal de producir dinero”, considera Lama que es un resultado directo de la sobrecualififcación.

El especialista explica que si un profesional lleva mucho tiempo buscando empleo y no encuentra uno que atienda sus aspiraciones y necesidades, decide aceptar un puesto de trabajo con menor nivel y salario, que a la larga provoca baja productividad.

También, la sobreoferta de profesionales en un área específica impide que muchas veces ese profesional se inserte al mercado laboral, aunque esté bien preparado, indica el experto en Gestión Humana.

Considera que esta situación obedece a una ausencia de las necesidades de mano de obra entre el mercado laboral y el sector educativo, por lo que muchos profesionales se dedican a otras labores no relacionadas con su formación universitaria base, sacrificando en ocasiones sus aspiraciones de crecimiento y desarrollo profesional.

¿Qué sucede con los empleados sobrecualificados?
José Manuel Lama opina que cuando un profesional ocupa un puesto que no se ajusta al perfil que tiene, al principio – quizás por supervivencia – se desempeña de manera satisfactoria. Sin embargo, cuando lleva varios meses trabajando en ese mismo espacio y cubre parte de sus necesidades, empieza una desmotivación, debido a que siente que lo que hace está por debajo de sus capacidades.

“Esto provoca que su nivel de compromiso baje, y no sólo eso, también aumenta su malestar. Se quejan, baja la calidad y nivel de su desempeño, dejan de valorar su trabajo”, sostiene el psicólogo industrial.

Afirma que es en este punto que los empleados sobrecualificados recurren a la búsqueda de una mejor oportunidad de empleo en el que puedan sentir que el tipo de trabajo que realizan es digno de ellos y que contribuye en su crecimiento profesional.

El especilista aclara que esto puede ser distinto en función de cómo lo percibe el mismo empleado: “me refiero a que, mientras más sobrecualificado se autoperciba el empleado, mayor será su nivel de insatisfacción”, manifiesta.

Sobrecualificación perjudica las empresas
A juicio del experto en Gestión Humana, tener un personal sobrecualificado perjudica de manera directa a las empresas, debido a que aumenta la rotación del personal e impacta la productividad. Añade que también baja la moral y estima de los empleados y en muchas ocasiones sienten que, al ser preparados, no merecen estar en la posición que tienen.

Sin embargo, Lama considera que la sobrecualificación no produce ese mismo efecto en todos los casos, sino que dependerá de la capacidad de la compañía de suplir las necesidades de los trabajadores sobrecualificados y de buscar una solución que beneficie a ambas partes.

Por:listindiario.com