“El teatro es el mismo de hace 60 años”

0
259

Radhamés Polanco es el actual director de la Escuela Nacional de Arte Dramático (ENAD). Actor, director, dramaturgo y pedagogo con un Profesorado en Ciencias Sociales mención Historia en la UASD.

Al definir el quehacer teatral en el país, en estos días, afirma que aquí, “por ejemplo, el teatro que siguen nombrando aún, es el mismo de hace sesenta años, pero sin ninguna evolución; son muy pocos los hallazgos”.

-¿Existe la crítica en República Dominicana?
¿La crítica? Está aquí en pañales. Sobre la crítica profesional tengo mucho para decir. Me gustaría decirlo en una conferencia, en una cátedra o en una entrevista amplia y sin prisa. Ya veremos si esto es posible. De lo que estoy convencido es de que aquello no criticado tampoco existe, también estoy convencido que solo de espíritus profundamente críticos y crueles incluso, podrán salir obras buenas, importantes y necesarias.

-¿Qué predomina?
Predomina entre intelectuales, profesionales y artista, la popular y simple idea de que criticar, es hablar mal sobre algo. Esas ideas provienen de un “conocimiento” vernáculo. Aquí predomina, es la opinión por antipatía o simpatía, por afecto o desafecto. Pienso que debe analizarse el sentido de la crítica, su utilidad, su relación con la ciencia, con el arte o con cualquier otra actividad humana.

¿A qué se debe esa distorsión?
Esa distorsión ha dado lugar, al menos, a dos permisiones: 1) de quienes hablan para hacerse los estupendos; 2) otros hay que contemporizan con cualquier infamia que se proponga o exhiba con el nombre de arte; de ese modo se hacen simpáticos mojigatos. Ambos opinantes pervierten toda idea de crítica, pues hay confusión e irresponsabilidad de origen en sus intereses. Estos desconocen e irrespetan absolutamente la razón de cualquier ejercicio crítico.

¿Se puede vencer la apatía teatral dominicana?
Alguna vez el pueblo dominicano tendrá autoridades conscientes que actuarán conscientemente para construir una consciencia colectiva.

¿Cómo ves la participación del Estado?
A veces aparece un mandatario lleno de buenas intenciones, pero rodeado de interesados y débiles que no hacen sus deberes correctamente, dedicándose solo a estar ahí abultando el gabinete o allí pactando con el mal, la traición y con el acomodaticio, canalla oportunista con quienes les resulta provechoso amistar.

¿Crees que debemos defender nuestros ideales?
Quien no tiene ni defiende ideales hasta las últimas consecuencias no debería dedicarse a la política ni al gobierno, pues daña mucho a la humanidad; activa, fomenta o crea precedentes de ignominia. Es un crimen grande usar incorrectamente lo público.

Por:listindiario.com